Textos literarios como fuente histórica
por Enrique Villalba Pérez

Ahora bien, el empleo de la literatura no debe encaminarse –como también ocurre a veces- a completar el texto, a adornarlo o embellecerlo con citas prestigiosas, brillantes o más o menos inéditas. La literatura es una fuente fundamental para numerosos aspectos de la historia social de la España de los Austrias, por ejemplo. Pero debe emplearse tomando precauciones, utilizando filtros adecuados que nos permitan distinguir su verdadera utilidad.

Como norma general ha de tenerse en cuenta la finalidad de la literatura en la época, los grupos sociales y los intereses implicados en ella, los valores de los autores y los que quieren transmitirse al público. Las diferencias entre unos géneros y otros son, en este sentido, muy llamativas. Es obvio que los condicionamientos de la comedia determinan las imágenes sociales o de poder que transmite; mientras que los planteamientos de la narrativa son diferentes –y dentro de ella, por ejemplo, los de la novela picaresca también-.

Una buena medida es extremar el cuidado en la pertinencia y variedad de estas fuentes literarias. Están muy trillados algunos senderos del teatro y de la picaresca, pero hay otras obras, otros autores de segunda fila mucho menos utilizados y que, aunque no tan brillantes literariamente, pueden tener gran valor histórico. Y en todo caso han de combinarse varias de ellas. La contrastación es, en efecto, otra garantía necesaria. Si toda fuente histórica precisa de contrastación, las literarias la necesitan si cabe aún más.

   
La fotografía histórica
por Antonio Rodríguez de las Heras
Textos literarios como fuente histórica
por Enrique Villalba Pérez
La mitología clásica desde
una perspectiva histórica

por Luz Neira
Metodología del comentario de texto histórico
por María Jesús Fuente
La lectura de mapas geohistóricos
por Monserrat Huguet Santos
El cine y la sociedad de su tiempo
por Pilar Amador Carretero
Género e Historia
por Rosario Ruiz Franco