Ministerio de Educación, Política Social y Deporte
ESO, Educación Secundaria Obligatoria


Grecia:
Fundamentos de la cultura Europea




GRECIA: FUNDAMENTOS DE LA CULTURA EUROPEA


EL ESPACIO GEOGRÁFICO GRIEGO


EVOLUCIÓN HISTÓRICA


Creta y el mundo Micénico


Periodo arcaico


Periodo clásico


Periodo helenístico


ECONOMÍA


SOCIEDAD


POLÍTICA: LA DEMOCRACIA ATENIENSE


LA CULTURA Y EL ARTE GRIEGOS


La vida del ciudadano griego


La religión


El deporte


Arte


EL HELENISMO


3.

Grecia: fundamentos de la cultura Europea


La cultura y el arte griegos - La vida del ciudadano griego


La familia era patriarcal, pues el padre como cabeza de familia tenía la capacidad de decisión en todos los aspectos de la vida familiar. La mujer estaba sometida al cabeza de familia, que podía ser su padre, su hermano, su esposo o su hijo. Era su padre cuando estaba soltera, su hermano si estaba soltera y su padre había muerto, a su marido si estaba casada, o a su hijo si se quedaba viuda.

Vaso de cerámica griega. Museo Arqueológico Nacional de MadridEl padre de familia era el encargado de la economía familiar, era el que trabajaba fuera de la casa para permitir el mantenimiento, el que tomaba decisiones respecto a los hijos y, por tanto, elegía el marido de las hijas, y el que dirigía las ceremonias religiosas de la familia. Los varones estaban poco tiempo en casa, pues o estaban en el trabajo o estaban en el ágora hablando con sus conciudadanos. Solo estaban en casa para las comidas o para los banquetes o festejos familiares que celebraban de vez en cuando.

Jarrón  de cerámica griega. Museo Arqueológico Nacional de MadridLas comidas eran las típicas de la alimentación mediterránea, proporcionadas por los tres productos típicamente mediterráneos (sémola de cereales, aceitunas, vino), de otros productos de la tierra como las legumbres, de un árbol tan abundante en Grecia como la higuera (higos), o de la abundante pesca del mar, sin que faltaran algunos de los productos facilitados por los rebaños de ovejas y cabras (algo de queso y poca carne). Comían con la mano los alimentos que se servían en platos de cerámica.

Los niños de la casa se educaban con la madre, pero a diferencia de las niñas que continuaban aprendiendo las tareas domésticas o recibían educación musical de su madre recluidas en el gineceo (lugar de la casa dedicado a las mujeres), los niños comenzaban a ir a la escuela a los siete años, y acudían a ella hasta los doce o catorce; después de esta edad algunos acudían al gimnasio, donde no solo recibían educación física, sino también filosófica, practicando métodos de razonamiento y debate.





Vida Pitagórica, trad. de E. Ramos Jurado (1991), Etnos, Madrid.